DSC_4257

AGRUPACIÓN TE QUIERO FELIZ: Fábrica de sonrisas al por mayor

por • 24 Diciembre, 2015 • portada, ReportajesComments (0)3221

Con cinco años de vida, este grupo de puentealtinos se ha empeñado en regalar alegría a los pequeños y adultos mayores. Visitas al Centro Oncológico del Sótero del Río, celebraciones de navidades, intervenciones urbanas y ayudas a la Teletón engrosan el espíritu de una instancia que se solventa sólo con solidaridad de las personas y que lucha por tener una sede.

Hace algunos cinco en la Pascua de Resurrección nació el último de los hijos de Karina Lara y Óscar Campos. Y aunque no lleva sus apellidos, sí tiene el sello que ha caracteriza a esta hermosa familia. ¿Su nombre?  Se trata de la Agrupación “Te Quiero Feliz”, una obra de beneficencia que llegó para quedarse.

“En las Pascuas de Resurrección hacíamos huevos de chocolate para nuestros niños y nos vestíamos de conejitos para repartírselos. Un día decidimos que podíamos hacer lo mismo en el barrio con muchos pequeños a los que les vendría bien una sonrisa. Es triste verlos tirando piedras, nosotros preferimos observarlos contentos”, dice Karina, que figura como la presidenta de la entidad de beneficencia, pero que le carga portar esa banda de primera mandataria.

“Acá somos todo iguales, aunque legalmente tenía que haber alguien que presidiera cuando adquirimos personalidad jurídica. A todos nos gusta ayudar por igual”, agrega sobre “Te Quiero Feliz”, la entidad que ha organizado intervenciones urbanas, navidades en la Teniente Merino, jornadas de beneficencia para Teletón en Nocedal y una actividad que les llena el espíritu: las visitas al Centro Oncológico del Hospital Sótero del Río.

“Teníamos una prima con cáncer y al visitarla allí conocimos esa instancia de niños con cáncer. Son personitas que tienen las mismas ganas de sonreír que sus pares y a los que nos encanta organizarles jornadas de alegría”, cuenta sobre sus visitas disfrazados de payasos, su máximo orgullo en esta media década de vida.

Pero los niños no son los únicos consumidores de felicidad. De hecho, de ahí deriva el nombre de la agrupación de las cercanías del Parque Juan Pablo II. “Se iba a llamar “Una sonrisa para los niños”, pero nos dimos cuenta que los adultos mayores están muy solitos. Ese nombre nos acotaba y, la verdad, queríamos ver felices a los abuelitos. Por ello, les celebramos que pasen agosto o ayudamos a don Erasmo Domínguez a cumplir su sueño de lanzar un cedé con su poesía”, complementa.

¿Y cómo serían felices los amigos de “Te Quiero Feliz”? “Estamos peleando para tener una sede. Cerca del Parque Juan Pablo II en Juanita. Allí podríamos tener cursos en la calle. A los niños le gusta lo que es fútbol, danza, cómic y podríamos impartir otros talleres”, cierra sobre la instancia que jamás ha recurrido a la empresa privada para recaudar recursos y sólo se sustenta a través de aportes de sus seguidores en Facebook.

Pin It

Relacionados

Comentarios

Agregar un comentario