caterina

CATERINA MASPES, LA TRASCENDENCIA DEL EMPORIO TERZOLO

por • 14 Marzo, 2017 • Destacados, Entrevistas, Mujer PuentealtinaComments (0)4088

Son las 5 de la tarde,  Caterina Maspes con gusto le abre a Portal Puente Alto las puertas de su casa, la que está ubicada a un costado de la nueva dirección del “Emporio Terzolo”

“El tío Julio era el hermano de la mamá de Ennio y Carlo. EL tío Julio, fundó el “Emporio Terzolo” que está ubicado en Plaza Italia, eligió Chile para emprender una nueva vida después de la segunda Guerra Mundial.

Una vez establecidos sus negocios, mandó a buscar a sus sobrinos de Santa Margarita de Ligure, Ennio y Carlo Merello Terzolo en el año 1948. Los sobrinos ayudaron en Plaza Italia, pronto el tío Julio hizo el Edificio en la inolvidable esquina de “Balmaceda” en Puente Alto.

Los hermanos ponen en marcha el negocio, con la experiencia adquirida acondicionan el lugar. Este negocio fue el primer local que tuvo piso de baldosas, todo era campo y la gente tenía miedo de entrar a algo tan grande y pisar en este suelo que daba vértigo, pensaban que se iban a resbalar” cuenta Caterina Maspes con inmensa emoción.

Los jóvenes Ennio y Carlo vivían en el tercer piso y habían armado un negocio gracias a su tío, se hizo una sociedad y todo viento en popa.

Al poco tiempo mandan a buscar a Giovanni Maspes, el papá de Caterina, necesitaban ayuda y él fue el elegido

Las galletas de chuño, los aliños, las pastas, el té, el aceite y mucho más podías encontrar aquí. Caterina comenta con orgullo “yo elegía la galleta que me quería llevar, los niños se sentaban en el mesón y desde allí se veía el galletero que aún existe”

Eran todas “las señoras marías” así se llamaban a las clientas cariñosamente y con una gracia que más que enojar las hacía sonrojar, eran picarones, simpáticos y conversadores.

Cuando el tío Julio falleció sus hijos vendieron el edificio que vio nacer el negocio.

Los italianos no tuvieron la oportunidad de comprar, y entre el 2007 y 2008 movieron todo a la dirección actual: Balmaceda 66. Caterina cuenta lo sucedido “fue triste, los tíos no se querían ir, la gente les decía que por favor no se fueran, allí el tío Ennio decidió venirse para acá y todos los años decía: próximo año me voy, y bueno el tío Ennio hasta su último día firmó sus cheques y vio los pedidos con sus proveedores.

 

 

 

“VOY A HACER EL INTENTO, ELLOS SE LO MERECEN”

Ninguno de ellos se casó, ni tuvo hijos. Sin decirlo, siempre estaban tratando de transmitir que su legado no podía morir y Caterina recibió el mensaje.

Ennio le decía a su sobrina Caterina, “vea los precios, ubique  a los proveedores, esta es la ganancia” Y bueno, de trabajar siempre en un banco, saltó a esto. Ahora, llena de ideas, cuenta: hicimos un logotipo, tenemos un montón de sorpresas, queremos que el Emporio Terzolo vuelva, porque es parte de Puente Alto y de su gente, cuando viajé a Italia pude ver todo a través de los ojos de mi papá y cuando volví supe que este legado no podía morir. Ojala que alguno de mis hijos continúen esto, cuando me ayudan les digo: tienen que hacerlo igual que los tíos, con una gran sonrisa.

Hay sorpresas, vamos a reinaugurar y las cosas se han ido dando solas, he visto mensajes en muchas partes, desde los clientes hasta los ayudantes. Como don Giovanni Darigo, puentealtino que lleva 54 años trabajando en “Emporio Terzolo Puente Alto” al igual que don Ricardo Ibañez, quien también es parte de la historia de este lugar.

Rompieron muchos corazones en Puente Alto, molieron el café en grano para cada cliente con amor, vertieron aceite de oliva en frascos y sentaron en el mezón a cuanto pelusa entró a pedir su respectiva galleta. El “Emporio Terzolo” está más vivo que nunca.

En abril espera Caterina reinaugurar y sorprender a los “puentealtinos” que llevamos este negocio en el corazón. Si eres puentealtino, el “Emporio Terzolo” es parte de ti.

Pin It

Relacionados

Comentarios

Agregar un comentario