dedo

Columna Fonoaudióloga: Malos hábitos orales  

por • 23 Junio, 2016 • Destacados, Espacio SaludComments (0)6617

 

Los malos hábitos orales son prácticas o conductas adquiridas y repetidas por lo niños, las cuales pueden provocar graves daños sobre el hueso maxilar, mandíbula y dientes. Que como consecuencia afecta las siguientes funciones: Respiración, deglución [I], succión, masticación y articulación [II]. Una detección precoz sobre estos hábitos ayudará a evitar futuros problemas dentomaxilares en los niños.

Los malos hábitos orales son:

La succión digital (Chuparse los dedos) o de objetos (mamadera, chupete, tuto (pañal)):

Es la más común en los niños, ya que desde bebés la succión es su método de alimentarse (succionar la leche del pecho de su madre o de la mamadera). Pero, a partir de los 3 años succionar (dedo y objetos) ya se considera un mal hábito oral. Las consecuencias pueden ser la perdida de tonicidad de músculos de la cara, deformación en los labios, desarrollo de los dientes superiores hacia afuera y de los dientes inferiores hacia adentro (causando una mal oclusión dental), paladar alto que se desarrolla con la forma del dedo pulgar (el dedo más común que los niños succionan).

Respiración bucal:

Aquí el niño en vez de inspirar el aire por su nariz, lo hace por la boca. Esto conlleva a una serie de alteraciones, tales como, baja tonicidad en la musculatura facial, problemas en la articulación de fonemas (letras) especialmente la /S/, /F/, /D/, /T/, /P/, /B/, /M/.

Deglución atípica o infantil:

Hablamos de deglución atípica cuando persiste en el tiempo un patrón de deglución infantil. Es decir al momento de tragar la comida, la lengua se interpone entre los dientes.

Ahora les dejaré unas recomendaciones para evitar los MHO

  • Se recomienda retirar paulatinamente el uso de la mamadera y del chupete a partir de los 12 meses. Se puede comenzar a utilizar un vaso con bombilla o boquilla.
  • Incluir en la dieta del niño a partir de los 12 meses alimentos sólidos y picados para potenciar la masticación y desarrollar de forma correcta los músculos que  trabajan en ese proceso.
  • Los músculos que participan en la masticación son los mismos músculos que participan en el habla. Así que recuerda, un adecuado desarrollo de la masticación conlleva a un adecuado desarrollo del habla.
  • Si ves que tu hijo respira por la boca o siempre anda con la boca abierta, coméntale esta situación a su pediatra para que lo pueda derivar a un especialista.

[I] Deglución, es el proceso de masticar y tragar el alimento.

[II] Articulación, es la forma como usamos nuestros labios, dientes y lengua para pronunciar los fonemas (letras).

Camila Espinoza Jorquera.

Fonoaudióloga , Licenciada en fonoaudiología, Diplomado en inclusión psicoeducativa para niños con TEA,  Terapista método Therapy taping.

Pin It

Relacionados

Comentarios

Agregar un comentario