foto la jueza

“Conozco y admiro el esfuerzo de los puentealtinos”

por • 26 Noviembre, 2014 • Destacados, Entrevistas, portadaComments (0)1976

Llegó de paso a la televisión y ya va por los ocho años allí. ‘La Jueza’ aprovecha su figuración en la pantalla chica para dar rienda suelta a su pasión por el servicio social, donde cifra su mayor aporte. “La gente ha cambiado su lenguaje jurídico. Conoce mejor sus derechos para reclamar y para defenderse”, dice orgullosa.

Los descansos y tiempos libres son un párrafo poco frecuente en la vida de Carmen Gloria Arroyo. Por eso, tras 14 días de amor y relajo en Europa, a la popular Jueza de Chilevisión el cuerpo le pasó factura. “Hace mucho tiempo que no me tomaba vacaciones, fueron dos semanas bien cortitas, pero creo que me las merecía después de tanto y tan extenuante trabajo. Lamentablemente volví un poco resfriada, pero nada que me detenga”, dice la abogada a Revista Portal Puente Alto.

Y, a decir verdad, no exagera, pues narrar un día cualquiera de la conductora de televisión demanda largos párrafos. “Son jornadas muy arduas. Parten a las 6 de la mañana, de mi casa salgo directo a Chilevisión al matinal, llego al canal a maquillaje, peinado y revisar lo que hay que ver en el programa. Termino a eso de las 11 horas y debiera hacer la pauta o me voy directo al gimnasio para luego estar atendiendo a eso de las 15 horas en mi oficina”…. Y eso es sólo la primera parte.

“En el último tiempo vuelvo a grabar para ‘La Jueza’ los martes, miércoles hasta que las velas nos ardan. Esto puede ser hasta las 7 u 8 de la noche como podemos estar terminando a las 12 o 1 de la mañana. Nunca se sabe a qué hora concluirá”, agrega.

-Pero igual no transas tu pasión por las leyes, ¿no?

-Jamás. Me apasiona mi trabajo y estoy enamorada de mi profesión, pues creo que es una opción de entregar servicio social. Eso me motiva y me mueve y hace que se me olvide el cansancio. Y voy a seguir estando allí presente explotando esa área hasta que mi cuerpo me lo impida.

-¿Te da la televisión esa misma opción?

-Así es. Es un área que el maravilloso equipo que tengo nos ha permitido explotar y que ha hecho que nos reconozcan en la educación en materia de derecho. La gente ha cambiado y uno lo nota en su lenguaje jurídico, que manejan mejor. Quién conoce de eso, conoce mejor sus derechos para reclamar y para defenderse. Ver esa evolución no s tiene tremendamente orgullosos.

-¿Cuán distinto es eso a lo que haces en el matinal?

-No es tan distinto. Tenemos una tónica que nos diferencia de los otros matinales, que es revisar la contingencia poniendo énfasis en lo policial. Y eso mostrarlo desde el punto de vista explicativo: decirle a la gente por qué funciona así, por qué a este señor lo toman preso y qué le va a suceder.

-¿Sientes el cariño de la gente?

-Absolutamente. Y no tiene que ver con el estrato social. Es absolutamente transversal e incluye a hombres y mujeres. El cariño me emociona y me llena de orgullo, pues estamos cumpliendo nuestro objetivo final como programa.

-¿Te imaginaste que pudiese ser así?

-Jamás. No tenía expectativas de estar ocho años en televisión, que es lo que estoy ad portas de cumplir. Venía por un rato a la televisión y me iba para la casa. Y cada vez que renuevo contrato mantengo ese pensamiento de que se puede acabar pronto.

-La mujer puentealtina se identifica mucho contigo. ¿Cuánto tienes tú de esa dueña de casa o trabajadora mujer que sostiene un hogar?

-Decir que tenemos algo parecido sería una falta de respeto. Los que trabajamos en la tele tenemos  un sueldo que en ningún caso es comparable con el sueldo mínimo que existe en este país. La gente me conoce y sabe que hablo con total honestidad, por eso creo una ofensa que yo compare un sacrificio tan bien remunerado como el mío con el sacrificio de la mayoría de los chilenos que es mucho más extenuante y con una remuneración muchísimo menor.

-¿Qué cosas te identifican de Puente Alto?

-Muchas, pues los conozco a través de La Jueza, donde llegan muchos casos. Chile es un país de esfuerzo y que la gente que sale adelante no necesariamente viene de cuna de oro. Es gente que ha surgido con mucho sacrificio. Y si hay algo que caracteriza a Puente Alto es eso: una comuna pujante, de gente que muchas veces ha sido mal calificada o mal conceptuada por ciertos índices de las autoridades. Generalizar es tan fácil pero esos no son todos. Yo conozco y admiro el esfuerzo de los puentealtinos.

  “Con un completo y una chela no soy tan seria”

El cariño y admiración que hoy cosecha Carmen Gloria Arroyo no es gracias a una sonrisa eterna, si no que a una dureza y frontalidad para decir las cosas que le ha dado cercanía con su público.

Y la conductora de ‘La Jueza’ no le hace el quite a esa chapa. “Todos los seres humanos tenemos distintas facetas. Si tú me pides que hable como abogada a hablar de un tema no lo haré livianamente, si no que con el peso y la responsabilidad que merece la profesión. Y si me pides que vaya por una chela y unos completos, lo haré sin ninguna pesadez, lo más probable es que me mate de la risa y que me tome unas cervezas de más. Allí no soy tan seria”, confiesa.

Por eso la abogada avisa que no ablandará su conducción en ‘La Jueza’. “Cada uno se comporta como debe en el lugar correcto y mi rol es tomarme en serio los casos que llegan a mi programa. Eso no cambiará”, cierra.

“Si conocieran a mi novio, me envidiarían el doble”

Aunque muchas mujeres valoran enormemente el trabajo televisivo de Carmen Gloria Arroyo, otras le admiran más su suerte en el amor. Es que ‘La Jueza’ vive un romance con el argentino Bernardo Borgeat, quien como buen parrillero, ha cocinado a fuego lento un hermoso pololeo.

“¿Qué les diría a las que me miran el novio? Que no lo comparto, jajaja. No, les diría que si conocieran cómo es, su personalidad, la razón de sus pausas al hablar y su forma de ver la vida, yo creo que me envidiarían el doble de lo que ya lo hacen”, dice la abogada.

Con el corazón contento, ‘La Jueza’ sólo asume que a su reloj le faltan horas para sus hijos, pero que aprovecha cada minuto con ellos.  “Pagan un alto costo, pues yo quisiera que estuviésemos más tiempo juntos. Pero este sacrificio trato de compensarlo los fines de semana. Ellos son maravillosos y entienden mi motivación, que es darles herramientas para que tengan un mejor futuro y un mejor pasar por la universidad, si es lo que ellos quieren”, complementa.

 

Pin It

Relacionados

Comentarios

Comments are closed.