DSC_6659

EDITORIAL: Aprendiendo a caminar

por • 13 Mayo, 2016 • ColumnasComments (0)631

Hagamos un ejercicio: Si usted tiene hijos o tuvo hace poco un re- galón que fue guagua, tome su celular… El suyo pues, no es el de su hijo o hija. ¿Para qué? Hágalo y revise las fotos. A ver, ¿cuántas de esa memoria atochada son de su bebito, ah? Hartos, casi todas. Así estamos nosotros, con un bebé que hace nada no sabía ni hablar y hoy, con dos años cumplidos, nos hace ponernos babero ante cada gracia. ¿Su nombre? Revista Portal.

Por eso queremos darnos un lujito: No contarle lo que trae esta edición, si no que hacer un repaso corto a nuestra historia. Corto, cortito porque apenas hay dos velas en la torta. Poquito para algunos, pero suficiente para vivir procesos básicos. Como bebés, en el primer año vimos cómo aprendía a caminar y a hablar, a expresar lo quería, a transmitir que los estigmas contra esta comuna no son importantes para nosotros… pero seguimos avanzando.

Los pasos ahora son más seguros y este último viene con elástico. Claro, porque en este segundo aniversario la que era Revista Portal Puente Alto se peinó de otra forma y, ante el espejo, tiene otra cara: Revista Portal. Una publicación que nace en Puente pero que mira a toda la Provincia Cordillera. La misma forma de contar las historias y narraciones inspiradas en la comuna más poblada de Chile.
“Un Puente con vista a la Cordillera”. Un nuevo recorrido que amplía nuestras fronteras pero que no pierde la esencia. Nos vamos de viaje. Y lo hacemos felices, pues siempre nos queda una patita en casa.
Es nuestro cumpleaños. Y eso queríamos regalarnos: unos binoculares que nos permitan mirar más lejos. ¿Cambiamos? Nuestra esencia no se transa, sólo mutamos nuestro aspecto, nos atrevemos un poco más y, desde este segundo año, empezamos a entregarle una revista con matices, algo más madura pero con la alegría como sello inalterable..

Nosotros con nuestro bebé estamos de fiesta. Y frente a la torta y a la hora de los deseos les decimos: ¡Gracias Puente Alto por permitirnos soñar y por demostrarnos que los anhelos frente al pastel cumpleañero sí se cumplen!

Pin It

Relacionados

Comentarios

Agregar un comentario