daniel alcaino

Entrevista con Daniel Alcaíno: “Los medios no ayudan a derribar el estigma puentealtino”

por • 30 Abril, 2015 • Entrevistas, portada, UncategorizedComments (0)1949

El hombre detrás de Yerko Puchento lo dijo y qué. En conversación con Revista Portal Puente Alto, el actor habló de su camino por las tablas y también rememoró su niñez ochentera en una comuna humilde como Cerro Navia. “Me lavé los dientes con Sapolio y el pelo con Omo y esas vivencias las transformo en potencial para mi profesión”, contó.

Chicos, hablar hoy de Daniel Alcaíno es referirse al genio tras el divertido Yerko Puchento, cuya deslenguada interpretación suele sacar canas verdes en el programa Vértigo de Canal 13. Pero dejarle sólo esa patente sería injusto con un actor que también hizo reír con “Peter Veneno” o emocionó personificando a Ezequiel en “Los 80”.

Por eso, bum bum, Alcaíno aceptó el desafío de Revista Portal Puente Alto. Lo hizo para sacarse el disfraz y hablar de las motivaciones de un cuarentón que alguna vez fue niño y la vocación siempre fue su móvil. Y también para referirse a los estigmas que, según él, no actúan en las tablas, donde la clase social no importa y su origen de Cerro Navia nunca fue tema.

Como tampoco le importó mucho a él no quedar en Derecho, porque, de rebote, dio rienda suelta a su vocación. “No me alcanzó por el puntaje por las notas de enseñanza media. Como era medio desordenado en el colegio, me pasó la cuenta”, asume.

¿Y  por qué Teatro?

-Era mi cuarta opción. Fui a dar las pruebas y eran 160 preseleccionados y 16 vacantes. Quedé y sentí que algo había ahí. Quería estudiar pintura también. De hecho, me pagué la carrera haciendo retratos de óleo y diferentes técnicas que aprendí en mi casa, sin ningún profesor.

¿El origen humilde o la falta de un apellido famoso es un cortapiso?

-Todas esas cosas no tienen nada que ver con el teatro, hay que extirparlas de la cabeza. Es como si Claudio Arrau hubiese pensado que nadie lo iba a conocer antes de decidirse a tocar el piano. Hay que hacer lo que uno quiere. Los apellidos no corren acá.

-¿Recomiendas la carrera?

-No recomiendo nada a nadie. Somos muy pocos y el proceso puede ser cruel. Puedes dedicarte con todo y no siempre es sinónimo de que te vaya bien. ¿Lo lograste? Sí, pero después viene la otra lucha: el sistema. No todos tienen acceso a la televisión ni un gran sueldo.

-¿Sientes que la gente de origen popular como el puentealtino carga con un estigma?

-Lo que yo recuerdo cuando niño era la frase “vamos a erradicar la pobreza”… pero erradicaron a los pobres. Entonces pescaron gente de Conchalí, Recoleta, como allegados y que postuló a un cuento y los fueron a Puente Alto, El Volcán y otras partes. Y los dejaron tirados.  Ahora los medios de comunicación también se encargan de mantener el estigma: van para allá pero no les interesa lo que ocurre.

NIÑEZ OCHENTERA Y TABLAS

Nacido en 1972 y con estudios en el Liceo Cervantes, a Daniel Alcaíno la década de los ochenta inspiró el paso de la niñez al despertar para el protagonista de “Los 80”. Y desde esa época, el actor afinó su ojo para aplicar sus vivencias a la que hoy es su profesión.

“Cuando era chico me lavé los dientes con Sapolio, el pelo con Omo, pero a nadie le cuento eso como algo raro ni lo saco en cara. Tampoco los códigos de barrio o las peleas. Son cosas que viví y si eso lo aprovecho, está buenísimo”, recuerda.

-¿De qué sirvieron esas vivencias?

-Jugábamos a buscar personajes en el barrio. El malo pa’l agua, el leche con ajo, el guata de lápiz, el que le pega a todo. Eso fomentó la actitud creativa. Mirábamos a la gente y decíamos: “el caballero está perdido, el cabro chico no es de acá. A ese lo caga la señora, etc”.

-¿Nunca fue tema tu origen humilde en la universidad?

-Llegué a la Chile y decía “mira de dónde vengo”. Tenía compañeros llegando de Europa,  mientras yo no cachaba nada. Pero ellos no conocían la casa del vecino, nunca han ido a la ponderosa de Colina, nunca buscaron arañas en el Cerro Renca, no se han agarrado a coscachos con los del otro barrio, nunca han jugado a la pelota a los 80 cambio de lado, a los 120 ganado… son cosas que uno tiene y hay que transformarlas en un potencial.

“Loreto Aravena es una tremenda actriz”

Una de sus compañeras en “Los 80” es también uno de los máximos orgullos de Puente Alto. Es que para algunos Loreto Aravena derribó los estigmas de venir de una comuna humilde para salir adelante hacerse un lugar destacado en la televisión. Un juicio que Alcaíno no comparte.

Me molesta cuando se ocupa esa frase de “salir adelante”. No sales pa’ ninguna parte, ni pa’ adelante ni atrás. Siento que ella es una excelente actriz, tremenda,  y lo demostró desde la  primera temporada de “Los 80””, dice.

Y con la actriz tienen mucho en común. “Ella estudió en la Chile igual que yo. Hay un cuento que va en una consecuencia de años, en haber estudiado. Es una niña muy atinada y linda”, asevera.

 La evolución de Yerko

Si Yerko Puchento tiene hoy licencia para matar, debió recorrer un largo camino que Daniel Alcaíno no olvida.

“Hemos ido metiendo temas que en un principio era muy difícil. Empezamos el 2001 y estábamos en un canal católico en que no se podía decir ni poto. A la gente le preguntábamos “¿ustedes creen qué?” y no lo decía el personaje. ¿Ustedes creen que los políticos roban? Sí”. Y el personaje se fue haciendo el espacio y fuimos dando pasos adelante”, rememora.

Una ruta que, entre talla y talla, suele dejar a personajes heridos. “Cuando yo hago mis rutinas también espero que la gente reaccione. O que me demanden o me peguen un combo. Pero me aguanto, pues uno tiene que pensar en las consecuencias”, complementa.

 

 

 

 

Pin It

Relacionados

Comentarios

Agregar un comentario