DSC_6899

ENTREVISTA CON QUIQUE NEIRA: “Mi romance con el pueblo nació en el Sótero del Río”

por • 15 Octubre, 2015 • Entrevistas, portadaComments (0)2447

Con 42 años en el carnet de identidad y 25 años sobre los escenarios, el emblemático cantante de origen puentealtino está de fiesta. Es que para coronar un cuarto de siglo de carrera preparó un gran un concierto en el Teatro Caupolicán, donde espera retribuir el cariño de su gente.”Me enorgullece que una gran cantidad del talento del país pasa por la genética del más humilde. Soy reflejo de eso como Gary Medel o Alexis Sánchez”, dice.  

Su sólo saludo ya inspira una paz que sólo interrumpen los nervios de un gran sueño que se trae entre manos. Es que Quique Neira está como pocas veces en una extensa carrera: con  una ansiedad de cabro chico por salir a escena.

¿La razón? El 15 de noviembre próximo en el Teatro Caupolicán cantará para festejar sus 25 años de trayectoria musical, en una cita que le trae sentimientos que exterioriza en esta sincera charla con Revista Portal Puente Alto.

“Me atrevería a decir que es uno de los conciertos más importantes de mi carrera, así como el primero que di. Es la manifestación concreta que pude materializar mis ilusiones y sueños de niño. Ha sido un camino largo y dificultoso: partí en un Chile de dictadura, donde no se permitía soñar y  que no conocía de reggae. En ese escenario, aposté por esta música estando muy seguro que esto tenía un camino y que nuestro país lo amaría una vez que lo conociese. Y eso ocurrió”, narra.

-¿Cómo mides el éxito en tu carrera?

– En que abracé algo con amor para lograr objetivos insospechados. Hoy en día puedo decir que mi música recorre el continente. Que mi figura como artista, como compositor y cantante de reggae goza de prestigio más allá de mis fronteras. Cuando nací en Puente Alto, en el Hospital Sótero del Río, jamás me habría imaginado que me podrían cantar siquiera en Chile. Hoy en día periódicos de Jamaica hablan sobre mí cuando hacen un análisis del reggae en el mundo y me mencionan porque estamos liderando la escena de esta música en el mundo.

-Naciste en Puente. ¿Cuál es tu ligazón con la comuna?

– Es curioso porque, si bien es cierto viví una pura vez en Puente Alto, siempre he sentido una conexión con ese lado de Santiago. Una especie de nostalgia por esa comuna y La Florida. Mis primeras horas en ese mundo fueron allí. Siento una conexión con la Plaza y el camino Vista Hermosa, lugares que me cautivan. Esa energía me hace ser parte: es la entrada al Cajón del Maipo, que es uno de los secretos mejor guardados de Santiago o el misticismo de Pirque.

-Eres, entonces, un cantante de pueblo…

-Así lo siento y creo que mi ligazón y romance con el pueblo nació conmigo en el Sótero. Soy del pueblo. Por eso es orgullo tremendo poder corroborar que una gran cantidad del talento del país pasa a través de la genética del criollo, del más humilde. De ese que lucha toda su vida contra viento y marea para sacar adelante sus sueños. Yo soy reflejo de eso como lo es en el deporte Gary Medel o Alexis Sánchez, héroes visibles de la garra y el tesón. Soy visible ante muchos protagonistas anónimos, tipos que son más héroes que yo, y que dan garra e identidad al pueblo.

-¿Es tu canto un homenaje a esos que no gozan de esa notoriedad?

-Claro. Es que cuando apelan a la garra del pueblo, apelan a ellos: al que se levanta a diario a las 6 de la mañana, al que viaja todos los días dos horas en micro, el que se saca la mugre para llegar a fin de mes con su sueldo. El que es honrado, el que paga sus impuestos, el que no elude en el Transantiago.

BIENVENIDO REGGAE

De su mano y en su voz llegó un ritmo que en Chile mirábamos de lejos: el reggae. Un canto cálido que parecía muy lejano en el frío país de la década de los 80… aunque para Quique Neira la conexión iba más por lo social.

“Siempre le tuve fe. En 1986 intenté cantos de reggae. Sentía que músicos como Bob Marley tendrían gran efecto, pues estaban ligados con lo que vivía el país ese año: estábamos en plena dictadura, con crímenes abominables. Que te hayan dicho “levántate y anda, ellos podrán engañar a algunos un tiempo, pero no van a poder engañar a todos. Tarde o temprano la verdad se abrirá camino”. Coincidía con lo que vivíamos”, confiesa.

-¿A qué edad fue eso?

-Yo tenía 12 ó 13 años y la suerte de saber inglés. Dije “si alguien empieza a cantar ese mensaje, será un suceso”. Treinta años después, el reggae es también chileno. Y si la vida de un artista cobra sentido a través de su aporte, me puedo morir tranquilo.

-¿Cuál es el sello de los 25 años de Quique Neira en los escenarios?

– Yo no soy un personaje: soy Enrique Neira y eso dice mi carnet. Ofrezco mi experiencia de vida en mis canciones y abracé el reggae porque sentía que Dios me hablaba por ahí. Yo tenía que decirle algo a la gente. Al San Ramón donde me crié, a La Granja donde viví mi adolescencia o a Puente Alto, que es el lugar de mi nacimiento. Dejar una señal como dice Fito Páez.

Una cita plagada de recuerdos

Si se trata de festejar un cuarto de siglo en los escenarios, la idea es subirse a la máquina del tiempo y repasar todas las etapas de una exitosa carrera que hoy peina canas y rememora momentos mágicos de Quique Neira.

“Habrá canciones de varios momentos, incluidos algunos temas de Bambú, que la gente la recuerda con cariño. Era música incipiente, mucha apuesta  que me enternece. Yo era muy distinto. No había canas, mis dreadlocks eran cortitos, me gustaba el reggae pero no tenía conciencia filosófica del rastafari”, dice el festejado.

¿Y Gondwana? Lógicamente también se oirán acordes de esa etapa del nacido en Puente. “Siempre se me habla de esa banda en base al éxito masivo que tuve allí, pero siempre rescato que el éxito no se mide en números y en el impacto mediático. A mi entender Bambú como paso es tan importante como ese y también mi etapa solista, que ya tiene 14 años”, cierra.

Pin It

Relacionados

Comentarios

Agregar un comentario