DSC_3923

Pipe Maturana: “Mi pololeo con el deporte me levantó tras mi accidente en moto”

por • 12 Febrero, 2016 • Entrevistas, portadaComments (0)7246

A sus 23 años, es un ejemplo puentealtino. Cultivó el Tae Kwon Do toda su vida hasta que un choque automovilístico lo privó de una de sus piernas, pero no de sus sueños. “Mis actitudes la encaucé en el Crossfit”… Y mal no le fue, pues en noviembre de 2015 se coronó campeón mundial de la disciplina adaptada.

Esta historia, de seguro podría ser la de un tremendo taekwonista… y lo es, pues pese a que el 4 de mayo de 2014 Felipe Maturana tuvo un  cambio radical en su vida, supo levantarse. Ese día manejaba su moto por Juan de Dios Malebrán cuando un auto lo chocó.

Como consecuencia de aquello, debieron  amputarle gran parte de su pierna izquierda. ¿Fin de las artes marciales? No para el puentealtino de 23 años que, precisamente de allí sacó fuerzas para reinventarse.

“No poder seguir pateando fue lo más difícil. Era mi vida entera y de un momento a otro se me fue lo más preciado.  Pero de esa disciplina aprendí lo más importante:   Nunca dejar de pelear. Apliqué los diez años que hice artes marciales y fue mi pololeo con el deporte me levantó tras mi accidente”, cuenta.

Claro, porque lo de ‘Pipe’ es una historia de amor por la actividad deportiva que lo hizo ponerse de pie. “Las ganas de volver a patear me motivaron y ya lo he hecho. El deporte es mi mejor terapia. Es todo para mí. Cuando no practico, mi mamá dice que me pongo mal genio”, agrega.

¿Qué hacer entonces para seguir compitiendo?  “Vi deportes en silla de ruedas, pero me frustraba. Así llegué a la natación, que en la disciplina paralímpica me llevó hasta la selección nacional. Estando en eso, el papá de un amigo me mostró el crossfit. Fue amor a primera vista: tiene agresividad y movimiento constante, por eso encaucé mis actitudes allí y dejé la piscina”, complementa.

Y los resultados vinieron casi de inmediato. “Mi primera competencia quedé séptimo y estaba muy bajoneado… pero lo analicé: había 45 competidores y yo era el único al que le faltaba una pierna. Tras eso surgió una competencia en Estados Unidos. Fui y me encontré con un mundo distinto: allá el desarrollo es increíble. Allá ves prótesis con tecnología de otro nivel. Y los gringos eran puros ex militares. Pero me mentalicé y gané el campeonato mundial”, dice, ¿nada mal, no?

¿Las metas para el 2016? Volver a los Estados Unidos… aunque no a defender el título. “Hay dos categorías allá: la normal donde yo competí y la Sparta, que es casi igual al Crossfit convencional. No voy a defender mi corona, me voy a ganar otra para Chile y Puente Alto”, remata.

Un testimonio que conmueve y que demuestra que Puente Alto es la cuna del deporte. Así lo refrendan las palabras de la Directora de la Corporación del Deporte, Claudia Besoain. “Son estas historias las que nos llevan a trabajar con más fuerza en el impulso de las actividades deportivas. Nuestro alcalde Germán Codina nos instruyó para entregarle todas las herramientas a la comunidad para que se motive a cultivar la vida sana y ejemplos como el de Felipe nos demuestran que con trabajo, esfuerzo y dedicación, nada es imposible”, cierra.

Pin It

Relacionados

Comentarios

Agregar un comentario