Juan Lobos

Juan Lobos, un Puentealtino de exportación.

por • 14 Enero, 2018 • Destacados, Emprendedores, Entrevistas, NoticiasComments (0)803

Juan destacado Maestro orfebre en plata oriundo de Puente Alto tras un largo recorrido ha representado a Chile, con su arte, en importantes escenarios nacionales y mundiales, dejando instalado el nombre de nuestro país en lo más alto. Es por esencia generoso con sus saberes, muy comprometido y colaborador para transmitir su conocimiento a las futuras generaciones que ven la artesanía como una forma de representar, proyectar el arte y la cultura de los pueblos.

 

Juan Lobos hijo de Puente Alto, nacido y criado en la comuna, lugar al que le tiene especial afecto, sintiéndose comprometido con desarrollar y apoyar al talento que emergan en la comuna. Está felizmente casado, es padre de 4 hijos  su familia es la base y apoyo para desarrollar su talento y hacer lo que más le apasiona…crear obras de artesanía.

 

Desde muy joven comenzó sus estudios y perfeccionamiento en el arte de la orfebrería, especialmente en Plata, lo que  significo sacrificios y muchas horas de esfuerzo y dedicación, trabajo que con los años se ha visto recompensado, con un recorrido lleno de experiencias, satisfacciones y reconocimiento entre sus pares.

 

Se tituló como orfebre en la Escuela Nacional de Artesanos, este bagaje incluyo el estudio de técnicas de dibujo, color, historia y apreciación del Arte, entre otros. Sin embargo, este camino no siempre le fue fácil,  habitualmente no son reconocidos los esfuerzos que implica el trabajo del artesano. Inquieto y observador por naturaleza, la creación de sus piezas pasa por la sensibilidad, motivación y habilidad de sus manos, sus creaciones se caracterizan por el nivel de detalle que logra conseguir en sus creaciones.

 

Tras obtener el título de maestro orfebre, ingresó a trabajar en el Taller Platería Inglesa; siempre con una actitud inquieta y un franco deseo por perfeccionar el oficio. Investigó modelos, la procedencia y el estilo de las piezas que llegaban a sus manos, experiencia que le permitió en el año 1986 comenzar su propio Taller el cual denomino “Platería Chilena”, actualmente junto a su hermano Jorge posee una consolidada empresa reconocida en el rubro.

 

Junto con dedicarse a la creación y restauración de piezas de plata, bandejas, cuchillería, candelabros y espuelas, se motiva y se  inserta en la  confección de artesanía sacra. Hoy lleva más de 10 años creando artesanía religiosa, veta que comenzó a experimentar cuando le hacen un  pedido por parte del Estado de Chile para confeccionar  un cáliz que se usaría en la beatificación del Padre Alberto Hurtado. Con la motivación y creatividad que lo caracteriza, elabora la pieza la cual llega a la mismísima Plaza de Roma  el año 2005.

 

Las piezas de Juan Lobos han circulado por gran parte del país y el extranjero siendo premiadas en diferentes instancias. Recibe el Premio Nacional de Artesanía el año 2009, máximo galardón que puede aspirar un artista nacional. Recibe también, el año 2013 el Premio a la Excelencia otorgado por la Universidad Católica de Chile y la UNICEF para destacar el quehacer nacional. Al mismo tiempo,  ha sido  precursor del Premio Nacional a Maestros Artesanos, el que se entrega desde el año 2013 y que implica no sólo el reconocimiento para los premiados, sino que también un importante estímulo económico que ya es parte de una Ley en Chile, que asegura que este reconocimiento tenga una larga vida en adelante.

 

A lo largo de su trayectoria se le han presentado importantes desafíos, tiene como clientes el Senado y la Iglesia Católica de Chile, Corporaciones Culturales, Empresas,  quienes han confiado por largos años en el trabajo de este artista, sus creaciones reflejan la dedicación, técnica y cariño.

 

Desde ahí, Juan nos cuenta que no ha sido fácil el camino como artesano, el buscar permanentes instancias y recursos para apoyar a los artesanos en el desarrollo de su trabajo es complejo y a veces agotador; sin embargo, esto no ha sido impedimento para avanzar.La inquietud innovadora lo motiva a concretar actividades con diversos mundos, hoy se relaciona con artesanos indígenas, organizaciones de artesanos y orfebres de todo el  país, con el mundo gubernamental, espacios que le han  permitido dar a conocer e internacionalizar sus trabajos y creaciones.

 

En esta búsqueda de oportunidades, es que Juan comprende que su Taller y oficio son  su negocio ha potenciado la  generación de nuevas redes, por ende el negocios  está creciendo y demandando modernización, es así como se transforma en uno de los primeros clientes del Centro de Desarrollo de Negocios Puente Alto, espacio que brinda apoyo, capacitación y asesoría profesional a emprendedores y empresarios de las comunas de Puente Alto y Pirque.

 

Con mucho entusiasmo Juan reconoce que “La experiencia en el Centro de Desarrollo de Puente Alto ha sido vital para el crecimiento y mejor provecho de las herramientas con las que hoy cuento para vender y promocionar mis productos, como también para hacer una buena labor de relaciones públicas y posicionamiento, elementos claves para insertarse en los códigos comerciales actuales y mantenerse en permanente contacto con mi clientela, aprovecho de invitar a todos los emprendedores de la zona que se acerquen al Centro, como una forma de mejorar sus herramientas de acción y gestión”, señala el orfebre.

 

Hace más de 8 meses está especialmente dedicado a la elaboración de un presente exclusivo que se entregará a propósito de la visita que hará su Santidad el Papa Francisco a nuestro país en los próximos días, sin duda un orgullo para los Puentealtinos contar entre sus vecinos a un hombre sencillo, humilde, comprometido con lo social y amante del arte.

Pin It

Relacionados

Comentarios

Agregar un comentario