DSC_1486

Marcelo Álvarez: Páginas del cuaderno de un viajero puentealtino

por • 20 Junio, 2015 • Destacados, ReportajesComments (0)3274

El periodista conduce un programa que no tiene pantalla en Chile pero que se ve en todo el mundo a través de la señal internacional de TVN: Buscando América. En esa línea, el gobierno costarricense quiso agasajarlo con el galardón a “El Mejor Amigo de Costa Rica”, que le fue entregado por el Presidente de la República don Luis Guillermo Solís.  Esa es una de cientos de historias que el profesional repasó con el Portal.

¿Cómo resumir la historia de un periodista que viaja por todo el mundo? Difícil. Agréguele que jugó buena parte de su infancia y juventud en Colo Colo, con nombres como Héctor Tapia, Manuel Neira, Fran Lobos, David Henríquez, Sebastián “Chamagol” González y que optó por una carrera universitaria. ¡Uff!

¿Algo más? El oriundo de la población Maipo fue premiado como el “Mejor amigo de Costa Rica” por su espacio televisivo en la señal internacional de TVN, mientras que en Chile pocos saben de su programa, pues no se ve por la televisión abierta.

Lo mejor, entonces, es que sea el propio Marcelo Álvarez que desclasifique hojas de su cuaderno viajero, en una entrevista donde repasa una carrera y vida de un soñador que seguirá timbrando su pasaporte y abrazando el sueño de recorrer el mundo para traernos la magia deseos lugares

Premio “Mejor amigo de Costa Rica”. “Cuando uno hace un trabajo no anda buscando el reconocimiento. Éste es un premio que reconoce el turismo y, para mí, es lo más importante que he logrado en 15 años de ejercicio profesional”.

Mi labor en “Buscando América”. “Es un viaje a buscar tradiciones, formas de vida. En realidad es un programa que pretende mostrar lo diferente de Latinoamérica, destinos nuevos que no están en un portal de turismo. El premio es la culminación de un trabajo de ocho años con más de cien capítulos sobre Latinoamérica, recorriendo todos los países salvo Brasil, porque TV Chile no entra en ese país aún y no les interesa como mercado”.

Lo que me entrega “Buscando América”. “Es una satisfacción por la familia, amigos y toda la gente que vas conociendo. Yo viajo solo y ese es un tema. Es decir que este largo viaje tiene un convencimiento de que estoy haciendo un aporte a la sociedad entregando cultura. La gente percibe algo distinto y que el premio te lo entregue el presidente de un país al que quiero tanto es maravilloso. Viene a culminar ocho años de un trabajo muy silencioso. ¿Buena pega? Sí, lo es pero hay que hacerlo. Cuando mis amigos la ven jamás me creen que la hago solo”.

Mis inicios. “Llegué a TVN el 2000 como periodista a pedir práctica y sin grandes aspiraciones. Tenía 23 años y no tenía idea. Aprendí a hacer cámara, a editar en las editoras antiguas, pero jamás pensé que me dedicaría a hacer un programa de viajes. Estuve en una productora haciendo Deporte 2000, que era un programa de Deporte Aventura que lo hacían dos personas. Uno se iba al norte y el otro al sur y nos juntábamos a editar. Allí me di cuenta que esto era lo que me gustaba. Llegar a lugares donde jamás esté una cámara”.

El romance con el balón. “Fue una linda etapa. Estuve cerca de llegar al profesionalismo en Colo Colo. Cuando llegué a Chile en los 90 estuve más de diez años en el club. Era el sueño de todo niño y para mí una etapa muy linda. Aprendí a ser responsable, más independiente. Para mí fueron los mejores años de mi vida. Tengo grandes amigos del fútbol y si dejé es porque no vi en eso la mejor opción. Al comienzo fue difícil largarlo, pero creo que fue la mejor decisión. Yo vivía en la Maipo y el viaje al Monumental en la micro, no pagando muchas veces. Dejé grandes amigos como Héctor Tapia, Manuel Neira, Fran Lobos, David Henríquez, Sebastián “Chamagol” González. Juego con algunos en Las Vizcachas como con Lucho Mena”.

Mi cercanía con los viajes. “Llegué de Venezuela con 12 años, allá me crié. Después jugué fútbol en Colo Colo hasta los 20 años. Siempre me gustó andar solo y a veces el destino te dice lo que te va a tocar y uno no lo mastica mucho. Estuve en ese proceso de seguir en el fútbol y estudiar. No eran las lucas de hoy, fue en el año 96 y opté por estudiar periodismo. Y estando en cuarto año de carrera nació mi hija y ahí me quedó claro que tenía que sí o sí trabajar, llegué a TVN y estuve allí como seis años antes de independizarme”.

Lo complejo y lo lindo de mi pega.  “Soy un agradecido de trabajar en programas de viajes. Yo hago todo desde Santiago. No soy de complicarme, voy al lugar y lo que me entrega está bien. Lo más lindo es conocer lugares, gente, cultura. Registrar lugares y conocer historias. Y lo más complejo es estar lejos de mi familia, de mis amigos y mi país. Para mí es complejo: he estado hasta 30 días fuera de mi país y uno extraña su gente y sus tradiciones. Tengo dos hijas que van entendiendo ahora que están más grandes que esa es la pega del papá. No hay grandes problemas. Nunca me ha pasado nada como robos o enfermedades. Puedo andar en selva, amazonía. No soy de vacunarme, pero jamás me ocurrió algo. Lo más lindo es hacer televisión en formato de cultura y lo más complejo es estar lejos de casa”.

Un año mío.  “Hago 12 capítulos en dos meses bastante intensos.  Tiempo de producción y grabación que son 4 meses más o menos y los restantes meses estoy en casa o en el canal grabando. Son seis meses de producción y seis meses de edición. No es fácil hacer un programa así. Hay que darle un estilo que le encontré al tercer año. Buscando América es un programa donde yo no soy protagonista, si no que la gente”.

La relación con Puente Alto. “Soy 99% puentealtino. Mis viejos son nacidos y criados acá y yo nací en una clínica en Santiago pero me crie acá. Estuve hasta los dos años y de ahí me fui a Venezuela para volver a la misma comuna a los 12 años. A mí me encanta porque está cerca de la Cordillera, está cerca de Pirque y ha sido mi comuna por siempre. Yo nací acá y acá moriré. Mi sueño es hacer televisión afuera, pero por mientras no me mueven de mi Puente querido”.

 

Pin It

Relacionados

Comentarios

Agregar un comentario