mariana sandoval 1

Mariana Sandoval “Quiero que me recuerden como una luchadora”

por • 6 Agosto, 2014 • Entrevistas, portadaComments (0)11823

Mariana Sandoval  “Quiero que me recuerden como una luchadora”

El Club de Fútbol Nueva Esperanza es un equipo de barrio en el que actualmente participan alrededor de 70 niños y 70 adultos, divididos en las categorías infantil y adulta, ambas entrenadas  por Mariana Sandoval.

La “Tía Mariana”, como le dicen sus alumnos, llegó al club en el año 1988 como apoderada de su hijo Gilberto, rápidamente se empapó de la alegría de Nueva Esperanza y comenzó a participar activamente en las comisiones de apoderadas llevando colación a los jugadores y organizando eventos para juntar fondos.

“En esos tiempos el recinto era pura piedra y maicillo, era una cancha empobrecida absolutamente. Ahí partí como mamá haciéndole barra a mi hijo cuando jugaba, luego me fui integrando a las comisiones de desayuno, llevábamos pancito y servíamos café. Al paso de un año me proponen integrar la directiva del club”, cuenta Mariana, que años después integró a su hijo Charles, que aprendió todo en el barrio y hoy lo aplica como figura de la selección chilena y el Inter de Porto Alegre.

Ahora Nueva Esperanza pertenece a la Asociación de Fútbol de Puente Alto, en el cual compiten con distintos equipos de la comuna, siendo Mariana la única dirigente mujer de la Asociación.  Según la DT, el fútbol de barrio se lleva en el corazón, se juega con la pasión que significa representar al lugar en donde se criaron, llevar la camiseta de su población a las canchas del país. Hace dos años en la sub 13, fui campeona regional invicta como técnico. Le ganamos a todas las asociaciones de Santiago y eso me dio el derecho de ir a un campeonato nacional, era la única mujer técnico. “No le cerramos la puerta a nadie, pero no jugamos por jugar, jugamos para competir por los puntos y ganar un campeonato. Dentro de toda nuestra humildad, lo tomamos como una competencia a full, y sí o sí llegar a ser campeones al final del torneo”, dice Mariana al hablar del Club que se formó en 1957 en la población Nueva Esperanza de nuestra comuna.

Para Mariana, el club es parte de su familia y ha visto crecer a generaciones completas de niños que entraron. Niños que han logrado salir adelante gracias al fútbol y al juego en equipo, dejando de lado la vulnerabilidad social y evitando que se pierdan en los vicios que tiene la calle.

“Tratamos de que los niños no se pierdan en las drogas, y luchamos contra eso como en otras instituciones. Los distraemos el rato que están con nosotros y les inculcamos que son talentosos y que si se lo pro- ponen, van a llegar muy arriba. Quiero que vean que es un club de familia, donde hay tías que los quieren y están dispuestos escucharlos. La idea es que sepan que hay momentos sanos, como los sábados y domingos cuando nos juntamos”, agrega.

Mariana ha tratado de pasar las barreras de Director Técnico del equipo y se ha incorporado en la formación valórica  de sus niños, participando activamente en la educación de ellos.

“Yo siempre le digo a los chiquillos que ellos deben estudiar. Si no les gusta estudiar y quieren jugar fútbol, que luchen, pero que por lo menos sepan leer y escribir. Ahora, cuando uno empieza todo cuesta, pero después Dios se encarga de mandarte un premio por el esfuerzo y viene la bendición completa. Yo me meto mucho con los estudios de los niños, los voy a ver al colegio, veo las notas y trato de aconsejar a los padres.”

Han pasado los años y Mariana ha formado a muchos niños y hoy su sueño, además de ganar un campeonato nacional, es quedar para siempre en los corazones de ellos. “Como ganadora. Así quiero que me recuerden mis niños y toda la gente de fútbol. Siempre he luchado para ganar.”

Pin It

Relacionados

Comentarios

Comments are closed.