img-20160621-wa0026

Esperanza Joven: Banquetería al servicio de la inclusión

por • 22 Septiembre, 2016 • portada, ReportajesComments (0)8583

La agrupación formada en 2014 capacita a personas con síndrome de down para ofrecer servicios de coffee break y coctelería del más alto nivel, tanto que ya se han ganado fondos municipales y de la cadena de supermercados Wallmart. “Los chiquillos son metódicos y siguen las instrucciones al pie de la letra. Además, tienen muchas capacidades y les hace muy bien sentirse útiles”, cuenta su secretaria, Ingrid Casas.

Se conocían hace casi una veintena de años, desde los tiempos en que llevaban sagradamente a sus hijos e hijas a la jornadas de estimulación temprana para pequeños con síndrome de down. Y aunque el grupo de apoderadas y amigas se fue separando, los años las volvieron a unir en torno a un nuevo proyecto: Esperanza Joven.

¿El objetivo? Eso lo cuenta la secretaria de la agrupación, Ingrid Casas. “Hace unos ocho años ya nos reunimos de nuevo para fortalecer la parte social de nuestros hijos. Nos juntábamos en casas, fiestas de Halloween y navidades y nuestras ganas de hacer cosas para que ellos ganasen enseñanzas y confianza fueron creciendo”, cuenta.

Desde allí, todo se fue por un tubo. En el 2014 obtuvieron la personalidad jurídica para postular a proyectos que les diesen fondos para incentivarlos en el aprendizaje de la banquetería. Un año después postulamos a un proyecto de Wallmart. Con eso costeamos la implementación, que es ropa, cristalería, mantelería, etcétera”, complementa.

Este 2016 la ayuda financiera vino de parte de la municipalidad de Puente Alto, lo que ha redundado en un aumento de los alumnos. “Fueron diez alumnos del proyecto pasado, pero en esta nueva etapa integramos a cinco más. También tenemos el apoyo del colegio Nueva Creación, que es donde nos conocimos. Nos prestaron las instalaciones y una profesora se interesó para hacer el proyecto de capacitación”, agrega.

Hoy cuentan con  jóvenes con síndrome de down desde 18 hasta 22 años que ofrecen servicios de banquetería de primer nivel, coffee break y coctelería. “Ya hemos servido en algunos eventos. Hace poco estuvimos en Rancagua. Eran 60 asistentes y la recepción de la gente fue muy positiva. Además, ya tenemos otro evento prácticamente cerrado”, dice la secretaria y apoderada de la noble instancia.

Ingrid Casas también cuenta de las bondades del grupo. “Los chiquillos son metódicos y siguen las instrucciones al pie de la letra. Además, tienen muchas capacidades y les hace muy bien sentirse útiles. Lo más difícil, aunque cueste creerlo, es que  las mamás les den  la independencia que necesitan. A veces  son un poco aprehensivas. Pero nosotras que no lo somos podemos dar fe de cuánto les ayuda a nuestros hijos aprender y aplicar eso en el mundo laboral”, cierra.

Puedes encontrarlos en Facebook como Esperanza Joven y también contactarlo en el mail es ejovend18@gmail.com

Pin It

Relacionados

Comentarios

Agregar un comentario