DSC_7960

Zooterapia Imagina: Poniéndole patitas a la recuperación

por • 17 Noviembre, 2015 • Entrevistas, portada, ReportajesComments (0)2825

En Zooterapia Imagina confluyen usuarios con síndrome de Down, autismo, Prader Willy y parálisis cerebrales. Allí, lejos de asistir a terapias tradicionales, se encuentran con perros, ovejas, conejos o pájaros para estimular su mejoría psíquica y motora. “Cambiamos el formato. No estamos vestidos de terapeutas, los involucramos con los animales”, dice Natalia Caballero, entrenadora de la instancia, que es gratuita para nuestra comunidad.

Queda en Pirque pero es la segunda casa de muchas puentealtinas y puentealtinas que agradecen cada avance en su recuperación psíquica y motora. ¡Y vaya qué casa! Es que cuando se abren las puertas de Zooterapia Imagina llama la atención el verde de la naturaleza y la sobrepoblación de animalitos.

Pero la presencia de perros, conejos, aves y ovejas no es azarosa. No, esas patitas caminan junto al tranco experto de kinesiólogos, fonoaudiólogos y terapeutas ocupacionales que atienden a usuarios de hasta 35 años con síndromes genéticos como síndrome de Down, autismo, Prader Willy, que alteran el área cognitiva. También patologías que generan trastornos motores como la parálisis cerebral.

La instancia, además, es gratuita para la comunidad de Puente Alto luego de un convenio que la institución suscribió con la Municipalidad y que hoy beneficia a cerca de 150 personas. Y los avances saltan rápidamente a la vista. Así lo narra Natalia Caballero, encargada de manejo y entrenamiento de animales de terapia de  Zooterapia Imagina.

“Acá el principal motivador es el usuario: es cambiar el concepto de hacerle caso a alguien y de ser un paciente. Cambiamos el formato para que sea una instancia de juego. Nosotros no estamos vestidos como los terapeutas, los involucramos con los animales. Entonces los chicos alimentan a los perros, a las ovejas, hacen cepillados lanzan pelotas al perro. Es enmascarar la terapia. Y eso hace que la disposición del usuario sea otra y se libera del estrés”, cuenta.

Y la mejoría es evidente. “El primer avance es que la persona quiera participar. Mejora la relación entre ellos y con el terapeuta. Como está asociado a un animal, la confianza que tengo con un animal se traspasa al terapeuta. Son personas que llevan años en los mismos tipos de tratamiento. A veces esperan diez años y no ven grandes cambios, pero nosotros en un mes ya vemos avances. Y el entorno también se siente favorecido y confiado”, complementa Caballero.

Las terapias se hacen martes, miércoles, jueves y viernes en las dependencias del centro ubicado en Pirque. ¿Te interesó? Debes dirigirte al Departamento de Discapacidad de la Municipalidad de Puente Alto, hablar con Julio Maturana.

 

 

Pin It

Relacionados

Comentarios

Agregar un comentario