La cueva de la mujer chancha: Historia del Cajón del Maipo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Entre las leyendas más conocidas del Cajón del Maipo se encuentra la cueva de la chancha. Originaria de San José de Maipo, esta historia corrió de boca en boca a través de muchas personas y en diferentes versiones.

Fuente Fotográfica Wikiloc

La primera versión cuenta que en aquellos cerros que se ven hacia el este del pueblo, más allá de las poblaciones cercanas al cementerio, llegando a unos riscos, se encuentra la cueva de la chancha. La cueva es enorme y muy extensa, y en su interior moraba un engendro del diablo, una mujer-cerda que se alimentaba de carne humana. Cada vez que alguien ingresaba allí con linternas, velas o algún otro instrumento para iluminar, éste se apagaba, o, en el caso de las linternas, la batería se agotaba.

También dicen que se oían un lejano aullido a través de la oscura caverna. Sólo un sobreviviente pudo contar lo que sucedía allí. Según, vio cosas horrendas y muchos huesos humanos sembrados al interior de aquel espantoso sitio. De este hombre que pudo salir, la última vez que lo vieron fue en un manicomio.

Para oír la segunda versión pasó mucho tiempo. Era diciembre cuando fue contada en secreto por un señor que sabía muchas historias. Se trataba de una versión más apegada a la realidad. Según lo que contó, la cueva de la chancha está habitada aún por este extraño engendro amorfo. En las noches de invierno se sienten sus aullidos, como los de un gato. También relató que la cueva de la chancha es una gran red de grutas subterráneas que recorren gran parte del pueblo. ¿Será todo esto cierto?

Además este hombre contó, que esta criatura deforme cuida un tesoro de los duendes y que fueron éstos los que la transformaron en lo que es. La historia es la siguiente: Algunos duendes de esas cavidades bajaron al pueblo hace mucho tiempo y robaron a una niña recién nacida. La transformaron mediante magia negra en un ser deforme con cara de cerda, bigotes largos y colmillos de jabalí. Cuando este ser creció, le encargaron cuidar el antro y los tesoros allí escondidos por sus misteriosos amos.

La cerda-mujer come carne humana, costumbre que los duendes le impusieron desde pequeña, alimentándola con carne cruda de animales y de personas que osaban ingresar a sus dominios. Con el tiempo, este abominable ente se ocultó en las profundidades de una gruta y esperó que los años pasaran lentamente y le trajesen algún incauto explorador para devorarlo.

Hasta el día de hoy la historia de la cueva de la chancha es relatada en el pueblo de San José y en los alrededores de este frondoso valle del Maipo. Al estilo de todas las leyendas y relatos que circulan por estas tierras, la historia de la cerda-mujer tiene muchas interpretaciones que explican el origen de esta extraña criatura. Algunas personas que salen a cazar conejos por aquellos cerros han contado que en las noches a la entrada del socavón se escuchan terribles aullidos que congelan la sangre.

Puede que en aquellas noches frías y oscuras, mientras andas perdido por los cerros de San José de Maipo, busques un lugar donde refugiarte. Más no entres a una caverna oscura, que huele a putrefacción y tierra muerta por las maldiciones de los tiempos olvidados. No lo hagas, porque te verás en una situación tan difícil como la que tuvo que vivir Ulises en la cueva de Polifemo. Piensa en tu madre y en lo hermoso de la vida, en lo que ella te puede regalar, y no vayas a las garras inmundas de este ser, que en la oscuridad te esperará para descuartizarte. ¡Huye, porque ella se comerá tus entrañas con frenesí y beberá tu sangre para apagar su incontenible sed de vida!

Fuente informativa el ciudadanoDedal de Oro

Compartir.

Sobre el Autor

Portal Puente Alto

Dejar una Respuesta